Transformational Studio
Oficina Central

Utrecht / Reino de los Países Bajos
+31612804430
carola@transformational.studio

Oficina en España

Madrid / España
+ 34638796035
alberto@transformational.studio

Emergencia

En Transformational Studio, nos encanta el cambio. Estamos en una continua búsqueda de posibilidades, potencial y oportunidades. Esto se alimenta de nuestro ser más auténtico: que cada día siente una sensación de asombro y emoción por todo lo que es y podría ser. Nuestra pasión y nuestro propósito es conectar a las personas, las empresas y los equipos con su propio potencial, su expresión futura, su próximo nivel.

Como guías de la transformación, trabajamos para ayudar a manifestar el cambio que queremos ver en el mundo.

Como ves, el cambio no son sólo “ideas”, “estrategias” o “planes”. El cambio se produce por la manifestación de esas ideas, estrategias, planes y, nos atrevemos a decir, sueños. Se activa o desencadena cuando uno se da cuenta de que la situación actual es diferente de la situación deseada. Es entonces cuando nos ponemos a trabajar y nos convertimos en los conductores del cambio al encarnarlo lo mejor posible.

Cambio de paradigma

Lógicamente, el cambio trae lo nuevo, lo desconocido, y no nos sentimos tan cómodos. Pero sabemos, intuimos, nos damos cuenta de que algo debe cambiar. Para bien. No se trata de pasos incrementales ni de soluciones rápidas.

Thomas Kuhn, el científico estadounidense que acuñó el término “cambio de paradigma”, sostenía que la única forma de cambiar un paradigma es crear una alternativa mejor. No basta con darse cuenta de que algo no funciona. Su modelo, denominado ciclo de Kuhn, se refiere a la ciencia. Pero también se aplica a la ciencia del ser.

Un paradigma empieza a cambiar cuando los valores atípicos dejan de serlo, cuando los pioneros se convierten en la norma, cuando se adoptan alternativas, cuando surge una nueva normalidad a través de agentes de cambio que muestran su liderazgo a través de la agencia y la inspiración.

Un estado del ser, evoluciona continuamenteComo seres vivos, y miembros de organismos vivos en forma de familias, instituciones y empresas: las leyes naturales de la evolución también se aplican a nosotros. También estamos en un estado constante de restablecimiento de nuestra posición y reconfirmación de nuestros roles en cualquier sistema. Esto puede denominarse equilibrio dinámico: significa que alcanzamos un nivel de estabilidad que nos encierra en nuestras zonas de confort. Se presenta un problema, una oportunidad, una invitación: sabemos qué hacer, hacemos lo que siempre hemos hecho y obtenemos lo que siempre hemos conseguido.

Pero algunos no podemos evitarlo y vemos alternativas, opciones, oportunidades que surgen primero en nosotros y luego a través de nosotros. Es una gran pérdida cuando en lugar de seguir esa energía decidimos conformarnos con la norma. Como dijo Thomas Edison “Si hiciéramos las cosas que somos capaces de hacer, nos asombraríamos literalmente”. Sí, lo haríamos.

Ser tú mismo

No tenemos excusa para no ser nuestro yo más auténtico. Ya no. En un mundo plagado de complejidades, el liderazgo exige dar lo mejor de nosotros mismos. No hay lugar para ser quien no somos. No hay lugar para esconderse detrás de máscaras, reglas, normas y todo tipo de formas de pasar la pelota. No hay que pasar la pelota cuando no existe el Planeta B. Nunca lo hubo y debemos asumir ese reto.

Es hora de aprovechar el potencial de nuestras vidas. Eso es lo que hemos venido a hacer. Para contribuir con lo que es única, pura y auténticamente nuestro. Esa es la experiencia de la vida. En su gran libro La guerra del arte, Steve Pressfield explica brillantemente que nuestro trabajo en esta vida no es moldearnos en un ideal que imaginamos que deberíamos ser, sino descubrir quiénes somos ya y convertirnos en ello. Así que tenemos que ponernos en marcha. Ahora es el momento, no hay que esperar más.

Nada sucede hasta que algo se mueve”.Esta es nuestra cita favorita de Einstein: “Nada sucede hasta que algo se mueve”, lo dice todo, ¿no es así?

Emergencia y surgimiento

Estamos en tiempos de emergencia: una llamada a emerger con urgencia. Hay mucho que abordar. Si somos lo suficientemente valientes como para traducir los problemas en objetivos, para “ver” la oportunidad en la angustia: emergeremos y veremos. Esto requiere comprometernos con nosotros mismos: nuestros talentos, para indagar qué es lo que podemos hacer. El verbo crucial es “hacer”. Convertir la energía positiva en acción positiva.

La velocidad con la que puede producirse la transformación es alucinante. Pero hay un ingrediente clave: debemos querer hacerlo. Así podemos ir más allá del cómo, y atrevernos a intentar cosas que estén alineadas con nuestro por qué (propósito, creencias) y que se hagan realidad por el qué (todo es posible, el ritmo lo determina lo que nos atrevemos a abrazar).

Indagar en nuestro interior

Para conectar con nuestras posibilidades, nuestro potencial, nuestras fortalezas, nuestras capacidades y nuestros talentos, debemos bucear profundamente en nosotros mismos. Vivimos en tiempos de (di)estrés, de una presión continua por rendir, por aparecer y de un impulso por crecer y tener éxito. En realidad, por el mero hecho de serlo tenemos todo en nosotros para desempeñar un papel en este mundo que esté en armonía con él.

Discernimiento

A diferencia de lo que sugiere su nombre, un agujero negro no es un espacio vacío. En realidad, es una gran cantidad de materia empaquetada en un espacio muy reducido que da lugar a un campo gravitatorio tan fuerte que nada, ni siquiera la luz, puede escapar. Como ninguna luz puede salir, la gente no puede ver los agujeros negros. Son invisibles, por lo que no se pueden observar directamente. Sin embargo, es posible descubrir su presencia por el efecto que tienen sobre otra materia que los rodea. El efecto que tienen sobre otras materias cercanas a ellos y sobre su entorno.

Los agujeros negros simbolizan finales y comienzos, simbolizan saltos cuánticos. Se crean por la muerte de las estrellas, que puede equipararse a la muerte del ego. Luego se convierten en masas de energía apretadas, lo que puede equipararse a la generación de sabiduría en nosotros mismos. Es algo que entonces tienes dentro de ti, que puede ser percibido por otros y les afecta cuando están cerca de ti. Pero no se puede ver. Simplemente es.

Liderazgo

Estos son tiempos de transformación, exponenciales, que requieren líderes con visión y empuje. Mi liderazgo consiste en crear nuevas formas de negocio, orquestar el cambio, transformar a las personas mediante la creatividad, la cooperación y la celebración de la diversidad. Creo que estos tiempos en los que vivimos requieren líderes que nos inspiren a probar cosas nuevas, conectando con una visión y un sentido de propósito. Impulsar el cambio a través de la innovación, el impulso empresarial y la predisposición a la acción, que proporcionen la emoción de adentrarse en nuevos terrritorios, nuevos dominios y nuevos reinos mientras se cuenta con la capacidad de los demás para aprender, superarse y celebrar tanto el fracaso como el éxito.

¿Cuál es tu próximo nivel?

Al conectar con nosotros mismos, al discernir con nuestra sabiduría interior, al abrazar nuestro liderazgo, podemos empezar a ver nuestro siguiente nivel. Al emerger nuestro siguiente nivel, empezaremos efectivamente a co-crear y dar forma a la nueva realidad de todos. Debemos permitir que fluya desde todo nuestro ser (nuestros corazones, nuestras entrañas y nuestras mentes) para que sea un nivel totalmente nuevo para todos.